Contacta con nosotros
info@torostyleacademy.com
(+34) 93 031 99 12

Cómo aprender a mezclar esmaltes de uñas para crear tus propios colores

¿Te gustaría ser la creadora de tus propios colores y no te atreves por miedo a que te quede un color horrible?

¿Te han regalado alguna vez un esmalte que no te gusta y lo tienes sin usar?

¿Estás cansada de gastarte tanto dinero en esmaltes y más esmaltes de color, que al final se estropean?

Pues bien, aprende a ser la creadora de tus propios colores.

En este post te mostramos cómo aprender a mezclar esmaltes de uñas para crear tus propios colores. ¡Verás lo fácil, creativo y divertido que puede llegar a ser!

Lo primero que tenemos que saber es que existen tres colores primarios, que son:

Y os preguntaréis ¿qué es un color primario?

Un color primario es el color que no se puede crear con ninguna mezcla. 

De estos colores podremos realizar cualquier tipo de color, más fuerte, más claro, más apastelado, etc. ¡Más adelante explicaremos cómo!

De los primarios obtendrás los secundarios que son:

¿Cómo creamos los colores secundarios?

Pues bien, los colores secundarios se crean mezclando los primarios entre sí, es decir:

Mezclamos exactamente la misma proporción (en este caso, como hablamos de esmaltes, utilizaremos un cuentagotas) por ejemplo:

  • 3 gotas del color azul con 3 gotas del color amarillo (que son los colores primarios) y el resultado será el color secundario Verde
  • 3 gotas del color azul con 3 gotas del color rojo (que son los colores primarios) y el resultado será el color secundario Violeta.
  • 3 gotas del color rojo con 3 gotas del color amarillo (que son los colores primarios) y el resultado será el color secundario Naranja

La proporción de gotas dependerá siempre de la cantidad que quieras crear.

¿Cómo creamos los colores terciarios?

Seguimos con la mezcla de los colores entre sí.

Yo siempre digo que los colores son como un árbol genealógico.

Comenzamos con los colores primarios que serían los padres: Amarillo, Rojo y Azul.

Seguimos con la mezcla de los colores primarios entre sí, que serían los hijos, creando así los colores secundarios: Verde, Violeta y Naranja.

La mezcla de los colores secundarios entre sí, darán paso a los nietos que serían los colores terciarios: Amarillo Naranja, Rojo Naranja, Rojo Violáceo, Azul Violeta, Azul Verde y Amarillo Verde.

La mezcla de los colores terciarios entre sí, darán paso a los biznietos que serían los colores cuaternarios. 

¡Y así sucesivamente, podemos crear un número infinito de colores!

¿Cómo podrías aclarar u oscurecer un color?

¡Es muy fácil! 

Para aclarar el color añadiremos tonos más claros de la misma familia. Por ejemplo:

  • Si queremos aclarar un tono azul, le añadiremos muy poco a poco un azul más claro hasta llegar a la tonalidad deseada.
  • Y si nuestra idea es realizar un tono pastel, a esta mezcla le podemos aplicar color blanco.

Pero acordaros que debe de ser muy poquito a poco, ya que si te pasas de proporción la mezcla desaparecerá dejando un color blanquecino.

Para oscurecer un color es lo mismo, pero al revés, es decir:

  • Si queremos oscurecer un tono azul le añadiremos muy poco a poco un tono azul más oscuro hasta llegar a la tonalidad deseada.
  • Y si no tenemos más remedio podríamos aplicar color negro, pero acordaros que debe de ser muy poquito a poco, ya que si te pasas de proporción la mezcla desaparecerá, dejando un color chocolate muy oscuro tirando a negro.
Los colores oscuros siempre se comen a los colores claros, recordarlo siempre.

Y esta es la fórmula con todos los tonos que quieras mezclar. Luego dejar volar vuestra imaginación y curiosidad, y convertidos en auténticos profesionales del color.

Trucos

Cuando queráis realizar una mezcla de esmalte normal, tendréis que ser muy rápidos, ya que este tipo de esmalte se seca al contacto con el aire. ¡A correr!

Si tenéis esmaltes normales en casa y están casi secos, una de las soluciones más eficaces sería mezclarlos con otro color más nuevo, ya que el esmalte sería más líquido. Removerlo todo muy bien en un Godet (vasito de cristal) con la ayuda de un pincel, y comenzar la aplicación. Si quieres que te dure para otras aplicaciones, mezcla el esmalte más nuevo directamente con un mini embudo en el bote del color seco y agitar muy bien. ¡A remover se ha dicho!

¿Cómo cambiar el color de tu esmalte de uñas para que luzcan muchísimo más bonitas con toques de luz? Es muy fácil, aplicar el esmalte deseado junto con polvos de pigmentos o simplemente sombras de ojos en polvo, purpurina, etc. Se creativ@ y finalizar con una capa de brillo. ¡Y a lucir uñas!

La mayoría de los esmaltes semipermanentes también se pueden mezclar, muy pocas marcas son incompatibles. ¡A probar!

  • Compartir